Programa

REPENSAR CHICLANA

Dado el desarrollo urbanístico desordenado que Chiclana ha experimentado durante años, es preciso repensar la ordenación heredada con la base,  entre  otros aspectos, de:

 

1. Cubrir demandas reales de  la población,  en  materia  de  equipamientos públicos  y privados, espacios libres.

 

2. Adecuar las  necesidades  de  crecimiento  a  las  demandas  de  la  población   (crecimiento poblacional, formación  de  nuevos  hogares,  necesidades de  espacios productivos,  terciarios, etc.)

 

3. Analizar nuevas demandas derivadas  de un urbanismo  más  sostenible en una ciudad  menos competitiva.

 

4. Establecer nuevos   sistemas  de  comunicaciones  en  la  ciudad,  introduciendo  medios   de transporte sostenible (peatonal, ciclista  y público) frente  al transporte privado motorizado.

 

5. Atender la necesaria rehabilitación de la ciudad  heredada, no sólo en sus centros  históricos sino en las barriadas periféricas.

 

Repensar  la ciudad  y su  ordenación  aprobada, nos  lleva a modificar  esta  para  adecuarla a las necesidades reales  y previsibles  de  una  población  que,  está,   mayoritariamente,  sufriendo  las consecuencias económicas del estallido  del proceso inmobiliario generado.

 

Repensar  la ciudad  y su ordenación nos obliga a tomar decisiones y gestionar de forma inmediata un proceso de regularización de viviendas en el extrarradio que garantice que las familias que viven en el diseminado de la ciudad tengan acceso a los suministros básicos. En primera instancia, la ciudadanía que habita en las distintas zonas del extrarradio de Chiclana debe tener un suministro de agua potable, dado que el riesgo de seguir surtiéndose de acuíferos contaminados es claro y palpable.

 

Repensar   la  ciudad   y su  ordenación   aprobada,  supone   analizar,   evaluar  e  implantar,  nuevas demandas ciudadanas vinculadas  a otra forma de ver la ciudad, una  ciudad  menos  estructurada espacialmente, con la incorporación  de espacios multifuncionales no especializados, en los que se desarrollen  actividades sociales, deportivas,  económicas, etc.,  reguladas  por procesos  de participación social.  Huertos  urbanos,   con  finalidades de  agricultura   ecológica,  regulados  por procesos  participativos, destinados al autoconsumo o agricultura  lucrativa.  Zonas de mercados  de productos  manufacturados, agrícolas,  de artesanos, de  intercambio, etc.,  en  espacios multifuncionales, pueden  coexistir  con  áreas  deportivas   no  reguladas,  zonas  de  juegos  y de aventura  para niños y jóvenes.

 

Repensar  la ciudad  y su ordenación  aprobada, también afecta  a los medios  de transporte que en ella  se  establecen. Debemos primar el transporte público, así como establecer espacios peatonales y vías ciclistas.

 

PLANIFICACIÓN URBANA: ORDENACIÓN DE TERRITORIO

 

Es fundamental que en la ordenación del territorio contemos con una participación activa de la sociedad chiclanera. Por ello, proponemos aplicar un modelo urbanístico con las siguientes características:

 

– Primar las zonas peatonales en el casco histórico de la ciudad.

 

– Repensar la ciudad desde los ojos de un niño, fomentando los espacios abiertos de ocio, zonas verdes, calles seguras para el paseo y el esparcimiento, eliminación de barreras arquitectónicas.

 

– Diseñar  áreas   urbanas  polifuncionales,  evitando   salvo  excepciones   motivadas   clasificar suelos de uso específico  como podría ser el turístico.

 

– Rehabilitar el parque  de viviendas para reducir  el consumo  energético y crear empleo.

 

– Poner en valor la Concejalía de Extrarradio. Una concejalía que cuente con una oficina itinerante que preste atención exclusiva a las necesidades y servicios de las zonas del diseminado.

 

– Apostar por un proceso de regularización de viviendas que sea realista. Consensuar con los vecinos unas ordenanzas de regularización asequibles que priorice el acceso a los suministros básicos en estas viviendas.

 

REHABILITAR LA CIUDAD

 

Repensar   la  ciudad   y  su  ordenación   aprobada,  nos  lleva  a  establecer  que  la  rehabilitación edificatoria  es el mecanismo socialmente más económico,  para la resolución de problemas habitacionales, de  equipamientos y dotaciones. Es el mecanismo generador  de  mayor nivel de empleo.

 

Es el proceso  en el que  se mantienen las señas  de identidad de la ciudad  heredada. Es el  que   permite   mayores   niveles   de  ahorro  energético,  al  destinarse  menos   recursos   en  la rehabilitación que en la nueva construcción.

 

ACCESO A LA VIVIENDA

 

Nuestra  defensa de  un  nuevo  concepto de  política  de  vivienda  en  los  municipios   ligado  a  la defensa de nuestro  concepto de función  social de la vivienda: para nosotros  la vivienda no es un negocio, es un derecho.

 

La vivienda  ha  sido  el  ahorro  de  las  familias  españolas, las  hipotecas de  las  mismas  eran  la forma de ahorrar  en un bien  que,  nunca  se devaluaba, que  se podía  heredar, que  daba  garantía de continuidad a las sucesivas  generaciones, y que  permitía  al sistema financiero  absorber  una parte  importante de los recursos  económicos  de las familias españolas.

 

La solución  de los problemas  pasa  por incidir desde  todos los ámbitos  sociales  y administrativos en aquellas medidas que impidan  que las viviendas sigan estando vacías.

 

Diversas  medidas   deben  fundamentar la  política  de  vivienda,  por  un  lado  la  lucha  contra  las viviendas vacías,  que  pasan  por establecer ordenanzas municipales que  incrementen impuestos, establezcan   sanciones  y  otros   mecanismos   coercitivos,    sobre   las   viviendas   desocupadas titularidad de  las  entidades jurídicas,   con  la  única  finalidad  de  que  las  mismas  se  pongan  a disposición  de los demandantes de viviendas, en régimen de alquiler.

 

El apoyo a  las  medidas   de  destinar, como  máximo  el  30%  de  la  renta  familiar  ponderada, al alquiler  de las citadas viviendas.

 

Trabajo coordinado entre la Empresa Municipal de Vivienda y las entidades financieras para fomentar el alquiler social de las viviendas vacías en manos de los bancos.

 

El incremento del régimen  de alquiler  sobre el de adquisición, permite  ahora,  aún más,  el poder dar alojamiento  a un sector  de la población  que,  financieramente es insolvente,  pero que dispone de recursos  suficientes para  alquilar  una  vivienda  a  precios razonables, dentro  del  porcentaje señalado con anterioridad.

 

Por otro lado, la existencia  de suelos  disponibles, obliga a poner a disposición, aquellos  que sean de  titularidad pública, a  las  cooperativas   de  viviendas  no  promotoras,   que  busquen de  forma comunitaria la  solución  del  problema  de  vivienda;  los  mecanismos de  enajenación de  suelo  a estas  entidades de  economía  social,  deben  adecuarse a las  condiciones de  financiación de  las mismas,  en el entendimiento que los suelos  públicos,  deben, asimismo  cumplir  la función  social de dar servicio habitacional a la población  demandante de residencia.

 

La autoconstrucción con apoyo de las administraciones públicas, autonómica y local, permitirá  el solventar de forma individualizada o colectiva  el procedimiento de acceso  a la vivienda.

 

Las   Ordenanzas    Municipales,  además   de   los   mecanismos   de   regulación   sancionadora e impositiva  a las viviendas vacías,  deben  establecer mecanismos para  regular la rehabilitación de las  viviendas  existentes,  tanto  aquellas con  características  colectivas   como  unifamiliares.  La rehabilitación de  las  viviendas  pretende mantener las  mismas  en  uso,  de  forma  que  ese  bien particular, se  mantenga en  condiciones de  habitabilidad, confort,  eficiencia energética, etc.  Si los vehículos  han  de  pasar  la ITV  para  mantener sus  condiciones de  operatividad  técnica ¿Por qué   no  puede   aplicarse  similar  sistema  a  las  viviendas?  Las  medidas   sancionadoras  a  los titulares de  las  mismas,  han  de  considerarse dentro  del  proceso  que  se  pretende conseguir:  el tener  un parque  residencial habitable, bien conservado,  accesible y eficiente energéticamente.

 

Plan Municipal de Vivienda:

 

– Puesta en marcha  de Planes  municipales de viviendas,  que  recojan  el diagnóstico  del estado  de la vivienda   en   los   municipios,   de   las   viviendas   deshabitadas,   las   que   necesitan   ser rehabilitadas,  las   infraviviendas,   la  demanda  municipal   de   vivienda,   el  estado   de   las viviendas sociales…

 

– Aplicación superior  del IBI a las viviendas deshabitadas en manos  de entidades financieras y exoneración  a las viviendas sociales.

 

– Fomento de las viviendas en cesión de uso en régimen cooperativo para jóvenes y para personas que prefieran vivir en comunidad con servicios colectivos compartidos.

 

– Creación de un observatorio de la vivienda con representantes de las instituciones y de la sociedad civil.

 

 

MOVILIDAD SOSTENIBLE

 

Desarrollar el plan de movilidad urbana  que  permita  una  adecuada accesibilidad de la ciudadanía con  el  menor coste  energético y temporal:   fomentando  tanto   la  movilidad   y  el  transporte sostenible, público  y privado  –apostando por  ejemplo  por el uso de  la  bicicleta-, así  como  la multimodalidad. El plan de movilidad municipal debe  incluir fuertes campañas de concienciación de  los beneficios  del  uso de la  bicicleta y el desplazamiento a pie, en  centros educativos, de salud y vecinales, con medidas  como:

 

– Descentralización  de   los  servicios   como   solución   a  los  problemas   de   accesibilidad  y acercamiento a los ciudadanos y ciudadanas.

 

– Recuperación del casco urbano  para  el uso peatonal: desde  el planteamiento de que  la ciudad  no es sólo el territorio en el que  nos movemos para  acceder al trabajo  y al consumo, sino que también es el medio en el que desarrollamos el ocio.

 

– Creación  de  aparcamientos disuasorios  en el extrarradio, ligados  a  puntos  de intercambio con el sistema de transporte público.

 

– Planificación  de  los  pueblos   y ciudades,  priorizando  la  accesibilidad  y la  cercanía a  los equipamientos y servicios,  y a los espacios para  las personas  frente  a los espacios para  los vehículos  motorizados,  invirtiendo  la situación  actual  en la que  éstos  capitalizan más  de  la mitad del espacio  público.

 

– Movilidad alternativa  a través del fomento  del uso de la bicicleta u otros medios  ecológicos  y no contaminantes, dotando a las instalaciones públicas de zonas habilitadas para el aparcamiento de bicicletas.

 

– Dotar  al municipio de parques inclusivos con columpios adaptados,  jardines,   instalaciones  deportivas   y culturales,  parques  agrarios,   huertos urbanos  de ocio y con fines  educativos, etc.  Siempre  bajo los criterios  de la eliminación  de las   barreras    arquitectónicas  que   dificultan    la   calidad    de   vida de   las   personas    con discapacidades.

 

– Potenciar la creación  de Caminos Escolares  en colaboración  con las AMPAS.

 

CIUDADES SOSTENIBLES

 

El  objetivo  de  Izquierda Unida Chiclana  es  cambiar   la  tendencia  de  creciente  consumo   y  esquilmación  de recursos  naturales, de  incremento de  emisiones   y aumento del  trabajo  precario.  Es  necesario alcanzar   un  desarrollo   social   y  ecológicamente  sostenible  dentro   de  un  modelo   económico concebido   para   atender  las   necesidades  básicas  de   las   personas,  así   como   promover   su crecimiento personal. Para  ello es  fundamental garantizar  la propiedad  y la gestión  pública  de los  recursos  naturales  estratégicos (agua,  aire,  energía  y suelo),  para  ponerlos  al  servicio  del conjunto  de la sociedad.

 

RECURSOS MUNICIPALES

 

– Destinar   los  recursos   –humanos,  económicos   y  materiales-  necesarios  para  abordar   una adecuada gestión medioambiental en el municipio.

 

– Llevar a cabo  medidas  demostrativas de una  actitud medioambientalmente comprometida y responsable  en  el  propio  ayuntamiento;  desarrollar   y promover  acciones  destinadas  a  la sensibilización social en este  ámbito.

 

– Establecer mecanismos y procesos  de participación ciudadana.

 

MEDIO AMBIENTE Y MEDIO NATURAL

 

– Promover  la  calidad  de  vida de  la  ciudadanía mediante la  puesta en  marcha  de  acciones destinadas  a  la  creación   de  entornos   y  hábitos   de  vida  saludables.  Incluye   campañas sostenidas  de  concienciación ciudadana  en  relación  a  la  conservación   y limpieza  de  los espacios públicos.

 

– Evaluar y establecer medidas  para la reducción  de la contaminación, tanto  atmosférica como acústica, lumínica,  química,  sonora, etc.

 

– Establecer   acciones   que   contrarresten   las   principales  causas   de   destrucción   de   la biodiversidad: la  transformación del  hábitat, la  sobreexplotación  de  recursos  naturales,  la contaminación, la presencia de especies exóticas invasoras y el cambio  climático.

 

– Promover  los  espacios  naturales,  teniendo  en  consideración  la  conservación   tanto  de  su patrimonio    natural    como   cultural:    de ámbito    municipal    (marismas, Pinar de Hierro, playa de La Barrosa…)  y  de  ámbito   regional-estatal  (espacios   naturales  protegidos)   e  internacional (Red Natura  2000, reservas  de  la biosfera);  y de  igual forma  respecto del  dominio  público (hidráulico,  marítimo-terrestre, vías pecuarias).

 

– Promover  la  gestión  de  la  dinámica   litoral  con  criterios  de  sostenibilidad ambiental,  que garantice la conservación  de la costa  para la calidad  de vida y la actividad  turística.

 

En relación a los recursos  naturales:

– Aplicar la gestión pública  y participativa de los recursos  naturales.

– Aplicar criterios de gestión racional y medioambiental de los recursos.

– Promocionar  la nueva cultura  del agua.

 

SECTORES PRODUCTIVOS

 

– Promover un modelo de desarrollo productivo basado  en los recursos  endógenos.

– Impulsar  los yacimientos  de empleo  verdes.

– Reducir  el consumo  energético, y de  otros  recursos  naturales, en  los sectores económicos más   intensivos   (industria    química,    metalurgia,  minería   y  transporte),  para   reducir   la contaminación y los residuos.

– Reconvertir el sector  turístico  con criterios de sostenibilidad.

 

SOBERANÍA ALIMENTARIA

 

– Promocionar  las  cadenas de  proximidad  entre  la  producción   y el  consumo;   desarrollo  de un mercado  agrícola local.

– Fomentar  el cooperativismo  agrario  tanto  en  el ámbito  de  la  producción  como  en  el de  la comercialización.

– Promover la agricultura  y ganadería integrada, así como la ecológica.

 

ENERGÍA Y RESIDUOS

 

– Luchar contra  el cambio  climático.

– Promover la instalación de equipos  fotovoltaicos en todos los edificios públicos  municipales.

– Elaborar   planes   energéticos  municipales,  que   potencien  la   generación   y  consumo   de electricidad procedente de fuentes renovables,  así como la eficiencia y racionalización (y por tanto  reducción)  del consumo  energético.

– Promover  la  reducción,  reutilización   y  reciclado   de  los  residuos   urbanos   e  industriales, estableciendo  la  gestión   pública   de   las   infraestructuras,  equipamientos  y  servicios   de tratamiento de  residuos.  El ayuntamiento facilitará  el control  ciudadano de  las  plantas de selección y reciclaje  como parte  de las campañas de concienciación.

– Promover la restauración ambiental integral de las zonas degradadas.

 

DERECHOS DE LOS ANIMALES

 

– Persecución de los responsables de peleas  de gallos, perros, etcétera.

– Prohibición  de circos  con animales. Proponemos  asesorar  e impulsar  circos  sin explotación animal.

– Sacrificio  0  de  animales  sanos  o con  enfermedades fácilmente curables en  las  perreras  y otros espacios de recogida  de animales  abandonados y establecimiento de colonias  de gatos a través de el método CES (captura, esterilización, suelta).

– Establecimiento  de  convenios  y ayudas  suficientes  a  las  asociaciones  de  lucha   por  los derechos de  los  animales   para  la  realización  de  campañas de  sensibilización, adopción, recogida  y seguimiento de animales  abandonados, etc.  Apoyo a la implantación de refugios en el municipio  o en la comarca.

– Garantía  de  bienestar animal  en  aquellas actividades en  las  que  estén  implicados: coches de caballos, por ejemplo.  Rechazo  a actividades claramente incompatibles con su bienestar, como los paseos  en pony.

– Formación  de  la  policía  local  en  actuación  y  reducción   de  animales   que  pudieran   ser peligrosos sin utilización  de métodos  agresivos o dañinos  para el bienestar animal.

– Puesta en marcha  de ordenanzas que  permitan  el uso del transporte público  a animales de compañía  cuyo comportamiento sea adecuado.

– Acondicionamiento de parques y zonas verdes para el esparcimiento de las mascotas y puesta en marcha de los espacios ‘pipi-can’.

– Acondicionamiento mediante vigilancia y limpieza de un espacio en la playa en el que se permita la entrada de mascotas, tal y como ya se ha puesto en marcha en ciudades de nuestro entorno.